Marcas, amor y sexo

A veces me pregunto: ¿qué novelas leen, qué música escuchan, qué películas ven algunos especialistas y gurús de la marca? Muy a menudo pienso que deben ser folletines rosa, boleros pastelones y culebrones almibarados.

La relación con las marcas se suele describir en términos de sentimientos grandiosos y pasiones descomunales, utilizando un vocabulario que ya raramente se escucha salvo en telenovelas con o sin exóticos acentos.

Quizás algunas marcas desempeñen el papel de los dioses de antaño y como tales desencadenen actitudes de adoración. Pero eran solo 12 los dioses que moraban en el Olimpo. No todas las marcas pueden aspirar a la divinidad. Ni falta que hace.

Cuando los humanos nos relacionamos con otros humanos, con objetos, con paisajes, con productos y por supuesto con marcas, se despliegan actitudes y emociones muy variadas. Caben tanto sentimientos sublimes como emociones más terrenales. Cabe el amor y también el sexo.

El consumidor dinámico, cambiante y complejo del siglo XXI puede y quiere contar con marcas con las que pueda mantener variados tipos de relaciones, que no tienen por qué ser de enamoramiento ni de adoración. Se pueden construir marcas desde emociones adultas. No todo van a ser “lovemarks” (para utilizar el término de Kevin Roberts).

Miguel Muñóz
Director general de CONECTA
Publicado en la columna de opinión de Miguel Muñoz Pase al hueco en la revista IPMarkt
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna de opinión, Pase al hueco y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s